Análisis: Metal Gear Solid 4, Snake el viejo


La saga de Metal Gear se caracteriza por poseer una de las tramas más intricadas, enredadas y con más giros argumentales que una película de Cristopher Nolan; por lo tanto, un juego que tenga la firma de Hideo Kojima será un ir y venir de conspiraciones que hacen de la franquicia una de las más valoradas (y sobrevaloradas) por los jugadores. Es por eso que en el año 2008, Hideo Kojima lanza Metal Gear Solid 4: Guns Of the Patriots, la obra que une y cierra toda la saga de Big Boss y Snake... ahora conocido como Old Snake.

Tambien te puede interesar: Metal Gear Solid, 20 años de una leyenda

Antes de adentrarnos en el juego quiero hablar un poco del aspecto técnico y esto es raro hasta para mí porque no soy de los que antepone el apartado técnico sobre la historia pero en este caso lo considero necesario. MGS4, fue lanzado en el año 2008 por Konami después de varios retrasos y presentándolo como la carta ganadora de la PS3. Para esa época Hideo Kojima aun trabajaba en el desarrollo del Engine FOX, por lo que el juego se desarrolló con el Chip Cell de la PS3 lo que le valió el título como uno de los juegos punteros a nivel tecnológico, pero más que el despliegue visual, se nota el mimo, el cariño y la dedicación que tuvieron sus desarrolladores al momento de diseñar cada mapa y el modelado de los personajes.


Quiero destacar un aspecto que tal vez para los tiempos de ahora no sea relevante pero en su momento lo fue y es el arte del juego; que va desde el diseño de la portada hasta el manual, (¡sí tiene manual!), el cual es una verdadera belleza aun para esta época, con dibujos hechos mano para explicar la jugabilidad y los demás aspectos técnicos del juego.

Tambien te puede interesar: Metal Gear 2: Sons of Liberty, el hijo incomprendido de Kojima

Al iniciar el juego, nos encontramos con una pantalla de menú acompañada por una hermosa melodía donde vemos un Snake ya viejo frente a la tumba de The Boss, la mentora de Big Boss y si esperamos un poco más vemos como Snake se arrodilla frente a la tumba, saca una pistola y la apunta hacia el mismo, este detalle nos indica que será el final de todo. 


Por lo general mucha gente se decanta por Metal Gear Solid de PSX, tal vez por el valor nostálgico y al ser catalogado como uno de los mejores juegos de finales de siglo XX, pero MGS4 nos lleva de la mano por un recorrido de toda la saga  Metal Gear.

Metal Gear 4: Guns of the Patriots(¡¡Alerta de Spolier!!) es emotividad pura, donde existen puntualmente momentos que nos adentran y nos regresan a momentos relevantes de la saga: el primero es cuando nos encontramos con Eva 40 años después de los hechos ocurridos en MGS3 y ver como el tiempo ha pasado factura, este suceso nos regresa inmediatamente a todo lo que vivimos en la fortaleza de Groznyj Grad. Después esta y creó que es la parte favorita de muchos, el regresó a la base de Shadow Moses 9 años después y finalmente tenemos el epilogo con Big Boss y Zero, porque hasta esa época solo conocíamos lo que había ocurrido con él al final de Metal Gear OPS en el año 2006 y Peace Walker no sería lanzado hasta 2010) por lo que no sabíamos las verdaderas razones que tuvo Big Boss para crear Houter Heaven.


Por otro lado, aunque la historia está bien estructurada se contradice en algunos puntos con relación a las anteriores entregas, como por ejemplo, en el caso de Meryl, que en el primer Metal Gear ella cuestiona todo lo relacionado a la guerra y lo feo que hay en  ella, pero aquí la vemos como la comandante de un grupo de soldados del ejército y la guinda del pastel es el final antes del epilogo con la boda de Meryl y Jhony. 


La verdad nunca llegue a entender esta última parte la cual no me aportó nada a la historia, de por si, después de acabar el primer o segundo episodio, uno se olvida de Meryl y sus Rat Patrol porque siempre el guión está planteado para llevarnos de la mano con Otacon y Snake y en pequeños momentos nos acerca con Naomi o con Raiden.

Finalmente, Siempre he tenido un debate interno sobre si el duelo final entre Liquid y Snake es bueno o es malo. En el primer MGS, este duelo era el todo o nada, además que si habíamos elegido rendirnos ante la tortura de Ocelot, Meryl aparentemente moría y estaba la amenaza de una bomba que explotaría en tres minutos; aquí esa tensión no existe, este último duelo que debía ser el culmen de la obra de Kojima, se limita a una serie de cinemáticas interactivas quitándole en su totalidad el esplendor de final épico que todos esperábamos.



Me doy cuenta que al volverlo a jugar diez  años después, Old Snake se ve mucho mejor que el día que vio la luz en el 2008, atreviéndome a afirmar que está por encima de muchos juegos actuales a nivel técnico, pero a nivel narrativo me deja con un sabor agridulce porque lo que debía llenarse con el guión y una buena historia, Kojima lo hace con infinidad de cinemáticas.


 Metal Gear Solid 4 Guns of The Patriots es el capítulo final de Snake y de una saga que nos acompañó por más de diez años que culmina de la mejor manera pero con algunas pretensiones.


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.