The King of Fighters 98: “Puto al que le vaya a Rugal”



Si para el fútbol, los galácticos son el Dream Team, The King of Figthers 98 es su equivalente en los juegos de lucha.

La saga de The King The King of Fighters es una de las más importantes de la historia de los videojuegos, después de Street Fighter; aunque personalmente prefiero está…en fin, SNK en el año de 1994 impuso un estilo de juego único y revolucionario con esta saga, combates por turnos con equipos conformados por tres integrantes y cada uno de ellos con su propia historia. Después repitió la formula el siguiente año con TKOF 95, corrigió algunos errores y mejoro algunos aspectos de la jugablidad; pero sería hasta el año de 1996 con el lanzamiento de TKOF 96 cuando la cosa se pondría interesante con el inicio de la saga de Orochi una de las tramas más complejas de la historia de los juegos de lucha y cerrada en el capítulo final de TKOF 97.


Ya en el año de 1998, los jugadores esperábamos algo por parte de SNK, nos había acostumbrado a una entrega anual así que solo era cuestión de esperar, pero el tiempo pasaba y en las salas recreativas seguíamos sin recibir la tan anhelada entrega del 98. Hasta que una tarde junio llegó The King of Fighters 98: Dream Match. 

Como ya veníamos habituados de las complejas historias de las dos entregas anteriores, TKOF 98, no ofrece una historia como tal, de por si no la tiene u oficialmente no la conozco, cosa que hacia que los jugadores una vez la terminaran la dejaran de lado, porque sentíamos que estaba incompleta, pero la realidad es que el juego es como su nombre lo dice “Dream Match”, el equipo de ensueño. SNK lo pensó muy bien antes de lanzar esta versión debido a que ya habían agotado el argumento de la saga de Orochi; así que echaron mano de las dos primeras entregas. 


TKOF 98: lo mejor de los dos mundos.
A nivel jugable, TKOF 98 continuó con el sistema de juego “Advance” y “Extra” implementado en la entrega del 97, los cuales permiten que el jugador ejecute un desesperede Move, dependiendo de la opción de elija, ya sea consiguiendo una cierta cantidad de orbes o llenando la barra de Pow, pero a efectos prácticos “Advance” es el sistema de juego más efectivo ya que permite al igual que en TKOF 97, que los personajes sean más ágiles lo que se traduce en combates mucho más rápidos. Por otro lado, cuenta con una de las plantillas de personajes más grandes, desde Kyo y sus amigos, hasta los menos populares como Heavy D, Brian Battler y Lucky Glauber, quienes conforman el USA Sport Team, personajes infravalorados, pero con gran potencial y que solo debutaron en la versión 94.


Aunque TKOF 98, recicla mucho de las anteriores entregas también tiene dos novedades. La primera es que aquí por fin podemos jugar con el ultra poderoso, malo de malos, lomo plateado Rugal Bernstein, pero solo en su forma humana (después de muchos años aun no descubro si se puede juegar con la versión Omega Rugal), siendo uno de los personajes más poderosos de la plantilla, siempre y cuando se sepa manejar de ahí la expresión “puto al que le vaya a Rugal”. Segunda novedad, la casilla de Ramdom elige a todo el equipo del jugador entre combate y combate, convirtiéndose en un arma de doble filo, ya que puede conformar el Dream Match o un equipo con personajes que en la vida se han tocado (experiencia personal). 

Lo que caracteriza a este juego es su modo de juego, al no contar con una historia como tal siempre tendremos el mismo final, no importa que equipo armemos, siempre será igual, pero esa es precisamente la filosofía de este arcade, poder jugar con toda la plantilla de jugadores y tener el equipo que más se adapte a nuestro estilo de juego.


Por último, aunque esto no es novedad, TKOF también se ha caracterizado por los easter egg o huevos de pascua, y esta versión 98 no es la excepción, a pesar de no contar con una trama, dependiendo del equipo o personaje que se tenga, antes de cada combate, si nos enfrentamos a un rival especifico, se retaran de manera particular o se saludaran, tal como sucede entre Kyo e Iori, y la verdad ver eso paga la boleta.

En conclusión, The King of Figthers 98, es un juego que después de 20 años envejece muy bien, con gráficos muy bien detallados, al igual que los sprites de los personajes, de pronto se extraña un poco algún modo historia para llenar huecos, cómo el por qué y cómo resucitaron Mature y Vice o si Rugal es Rugal o es un clon del original; además cuanta con una banda sonora que no llega a estar a la altura de la versión 96 pero que cumple. Actualmente aún quedan en las calles algunas recreativas del juego, pero si lo quieren probar o revivirlo, se puede conseguir en emuladores como el NeoGeo Rage, pero siempre es aconsejable jugarlo con mando o en PSP en la compilación “The Orochi Saga” siendo el mejor port de este juego.


Como curiosidad para la versión de la Dream Cast de Sega, les dejo el vídeo de la intro de lo que SNK numero como la versión 99 para esta consola, la que es a mi parecer la mejor de todas para esta licencia de SNK.  








No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.