Final Fantasy VII, la mejor experiencia de nuestra infancia



Hablar de Final Fantasy VII siempre es una tarea dura sobre todo por tratarse de una de las obras más destacables para los jugadores como para la industria, ya que marcó un hito en la historia, porque uno sabe que todo comentario bueno o malo que se haga sobre el juego será blanco de polémica. Algo que sí puedo afirmar es que uno de los juegos que más cariño se le tiene y es ahí donde todos concordamos.

Este año se cumplieron Veintiún años del lanzamiento de Final Fantasy VII, el emblemático juego de Squeresoft que popularizo los Jrpg en occidente. En esta oportunidad veremos qué factores influyeron en su desarrollo y así ser considerado uno de los mejores juegos de la historia.

Recuerdo esa tarde de 1997 en que vi por primera vez el comercial de Final Fantasy VII por televisión, fue una experiencia que nos tomó desprevenidos a más de uno en ese momento, fueron treinta segundos de imágenes en 3D jamás vistas, con escenas desbordantes de efectos y sonidos que finalizaban con el título del juego y como exclusiva de la PSX.

También te puede interesar nuestra reseña de Final Fantasy VII Crisis Core 

Ese mismo año alguien de mi salón de clases lo tenía como parte de una serie de regalos que alguien le había traído desde los Estados Unidos; todos observamos con detalle el manual, el arte de los tres discos, pero seguíamos sin entender de qué se trataba así que esa misma tarde nos reunimos para probarlo. Nos deslumbramos con las cinemáticas, los modelos en tres dimensiones, pero no entendimos como se jugaba y el esquema de menús era confuso; además el juego estaba en inglés, pero aun así gastamos nuestras tardes en un mundo que se hacía cada vez más grande y que nos ofrecía todas las posibilidades.



Ya sin los lentes de la nostalgia no sé a ciencia cierta si Final Fantasy VII es el mejor juego de la historia, porque tiene algunos fallos y no existe tal cosa como el juego perfecto, pero si estoy seguro que fue una revolución tecnológica y visual en la década de los noventa que abrió una puerta de oportunidades y marcó la pauta para posteriores juegos del genero Jrpg; además de ser la apuesta más ambiciosa de Squaresoft donde prevaleció más el desarrollo del juego que el negocio en sí.

Actualmente si ponemos a Final Fantasy VII en paralelo con los actuales juegos del mismo género, técnicamente se queda obsoleto con sus diseños poligonales y sus escenarios prerenderizados, sin hablar de su sistema de combate y de mejora de personajes el cual da esa sensación de estrategia, pero que son poco dinámicos; también tenemos la historia, una de las más conocida para los video jugadores, pero también la más larga; además de estar en inglés lo que mermaba más aun la experiencia. (Aunque años después se lanzó una versión traducida que lleno esos huecos, mal hecha, pero eso es lo que hay)


A nivel jugable, el tiempo no ha sido benévolo y ha envejecido mal. Aunque su sistema de combate fue revolucionario en su momento por la inclusión de modelos en 3D, actualmente es algo lento y tosco, al punto de ser desesperante para el jugador casual. Otro fallo que tiene el juego es la amplitud del mapa y lo poco detallado de este, lo que hará que nos perdamos en más de una oportunidad tratando de llegar al punto de destino, pero se soluciona con el uso del cursor para indicarnos donde esta nuestro personaje.   

Otro de los fallos que tuvo en su momento fue el bajo impacto que tuvo el juego para los jugadores de occidente los cuales estaban mucho más habituados a juegos lineales y sencillos como Sonic, Super Mario Bross y Mortal Kombat o Street Fighter; así que un juego que demandara tiempo en combates tan pausados y con tantas líneas de texto en ingles hacia que no fuera atractivo para la época, pero con el tiempo este factor fue decisivo para quienes se internaban en este tipo de aventuras ya que el juego fue concebido como una novela de detectives lo que nos obligaba a continuar con la aventura y de este modo averiguar los sucesos que estaban detrás del hombre de la capa negra.



Al día de hoy Final Fantasy VII sigue siendo considerado uno de los mejores juegos de la historia y uno de los más influyentes a nivel narrativo, dándole la oportunidad a Yoshinori Kitase y Hinoburo Sakaguchi de poder mostrar e pantalla elementos de la historia que anteriormente estaban ligados a la imaginación a causa de los limitantes tecnológicos de los 8 bits y los 16 bits de la Nes y Super Nes respectivamente; además fue la oportunidad de Nobuo Uematsu de componer una de las bandas sonoras más emblemáticas para un videojuego. Todos estos elementos en conjunto lograron generar un vínculo emocional entre el jugador y sus personajes durante toda la aventura, algo que nunca se

En conclusión, Final Fantasy VII destaca en muchos aspectos que fueron tomados y mejorados de su predecesor como su sistema de combates y la inclusión de gráficos en tres dimensiones, tal vez su fama se debe a las innovaciones tecnológicas para la época ya que el juego se pensó en su momento para el Nintendo 64 pero todos sabemos en qué termino esa historia. Con el tiempo y sin darse cuenta Squaresoft ofreció al mundo uno de los juegos más entrañables tanto en Japón, Europa y América, pero, sobre todo nos ofreció una de las mejores experiencias de nuestra infancia. 







  

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.