La buena hora de los desarrolladores indie

A mediados de la década de los noventa, los videojuegos indie eran  desarrollados en la habitación de un estudiante de sistemas con cocimientos en programación y que se daban a conocer por medio del voz a voz, de esta manera fue como vieron la luz juegos como Doom, Prince o California Games; pero por otro lado, llegaron en una época donde imperaban las videoconsolas caseras por lo que era impensable que estos pudieran competir contra juegos desarrollados por grandes corporaciones, y  aunque el tiempo demostró lo contrario, ahora estamos ante una oleada sin presidentes de juegos desarrollados por estudios independientes con altas cotas tecnológicas que no tienen nada que envidiarle a las actuales producciones AAA. 

Para entrar un poco en contexto ¿qué es un juego indie? Según Wikipedia (salve Wikipedia) estos son videojuegos desarrollados por estudios de una persona o de varias pero que no cuentan con el apoyo financiero de una productora o distribuidora; ya teniendo claro el concepto de esta nueva categoría de videojuegos, no fue hasta el año 2004 cuando el escenario independiente tomo visibilidad con el lanzamiento de "Cave Story"



Cave Story es un juego lanzado en el año 2004, desarrollado y creado por Daisuke Amaya (conocido también con el seudónimo de Pixel), quien en cinco años desarrollo un juego para PC con características similares a un Metroidvania, fue tal éxito que tuvo en Japón que le valió una traducción al inglés; además de ser porteado a plataformas como la Nintendo 3DS.

Otro de los puntos que sopesaba mucho para el desarrollo de un videojuego aparte de la financiación se debía tener en cuenta un aspecto muy relevante como lo es la distribución del mismo y si no se estaba apadrinado por el señor Satoro Iwata (1959 - 2015) era poco probable que el juego viera la luz; así que no quedaba de otra que autofinanciar la distribución cosa que por lo general no terminaba bien a niveles monetarios. 




Pero no fue hasta el año 2003 cuando la gente de Valve lanzaron Steam una plataforma desarrollada inicialmente para jugadores de Counter Strike pero que con el tiempo evoluciono a lo que se conoce actualmente como una plataforma de venta digital de videojuegos, pero que para muchos desarrolladores independientes es una excelente vitrina donde son los mismos usuarios por medio del servicio Greenligth votan sobre qué proyectos deberían estar en Steam, esto es de mucha ayuda para aquellos estudios pequeños que buscan hacerse visibles en el mercado ya que por medio de las opiniones se busca mejorar el desarrollo del juego.

Por otro lado, las ferias y convenciones como la E3 y GamesCom desde hace algunos años (no muchos) han servido como plataforma para que los desarrolladores indie puedan dar a conocer sus proyectos a Publishers quienes los "ayudaran" con la financiación, marketing y distribución del juego, tal como sucedió con Cup Head, el videojuego de Studio MDHR 
.

Videojuegos hechos en Colombia:
Hace unos años Colombia no era conocida por ser un país de alto desarrollo tecnológico, a lo mucho se veían algunos juegos didácticos que venían anexos a los libros de texto, esto los convertía más en una "herramienta" pedagógica pero que carecían del factor diversión. Algunos datos revelan que el desarrollo de videojuegos en Colombia data del año 2004 con un estudio llamado Inmmersión Games quienes desde el 2010 bajo el nombre de Efecto Studio se encargan de desarrollar videojuegos para terceros ya que es más rentable que desarrollar juegos locales y sea dicho de paso dio visibilidad al talento que se tiene en la región, como lo es el estudio Teravisión de la ciudad de Bogotá y Below the Games de la ciudad de Bucaramanga, quienes por aspectos monetarios no se centran en hacer juegos para Colombia, pero que tienen contratos con firmas como Square Enix en Japón, Teravisión con Disney o Below the Game con Sony.


Pero por otro parte, también están los estudios que le apuestan a las producciones locales, Mad Bricks, estudio donde los desarrolladores Miguel Benavides y Gabriel Emilio Vasco, quienes por medio de un concurso del Ministerio de las Tecnologías de la información y Comunicaciones, llamado "Cambio de juego" desarrollaron "El pacto", un videojuego pensado para la resolución pacífica de conflictos y que sería instalado en varias tabletas que el gobierno estaba comprando para entregar a los estudiantes de los colegios públicos de Colombia. 

Aunque este es uno de esos casos locales donde se desarrolla un juego con fines sociales, también hay estudios como Brainz que se lanzan a crear historias como Poltergeist: A Pixelated Horror, juego que gano el concurso Square Enix Latin America Game Contest en 2012 o On3D Studio de la ciudad de Bogotá, quienes en el año 2017 presentaron un demo de Quantum Replica en la feria tecnológica Colombia 4.0 y que ese mismo año fue presentado en el Game Developed World Championship donde fue valorado y votado por los fans con más de un 50% de favorabilidad.

El panorama: 
Actualmente los desarrolladores independientes a nivel mundial están pasando por lo que se podría llamar "la buena hora" debido a que los usuarios estamos viendo en ellos historias frescas y juegos con personalidad que los hace únicos y las grandes empresas están poniendo sus ojos sobre ellos, pero adolecen del síndrome de la golondrina, que es cuando los medios "especializados" hablan acerca de un nuevo lanzamiento Indie con lo cual se dispara el Hype y las descargas, pero unas semanas después el pico desciende. cosa que sucede tal vez porque en ese momento los usuarios queremos probar algo nuevo, pero con el tiempo regresamos a la zona de confort y no porque no valoremos el trabajo sino porque sabemos que cada semana o mes habrá un nuevo lanzamiento que llame nuestra atención, pero esos juegos ya están ahí formando parte de la historia y siempre estarán disponibles para ser disfrutados. 






Alvaro Lengua - @HablemosinHype
Fuente de apoyo Revista Vice y Xataka   





      
   
   
   

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.