La evolución del Beat em Up [Parte 4]: Devil May Cry


Han pasado casi dos décadas desde que el género Beat em Up fue uno de los referentes de los arcades y consolas de sobremesa, pero con el tiempo este fue dejado en el olvido hasta la llegada de una nueva generación de consolas con lo que se le dio un nuevo giro con la llegada de Devil May Cry


Si la primera Play Station era el Santo Grial para el desarrollo de videojuegos en 3D, la Play Station 2 era la piedra filosofal ya que reunía las cualidades de esa generación, pero daba mayores posibilidades para alcanzar el realismo y fluidez que buscaban los desarrolladores, pero muchos de sus títulos se enfocaban aún en juegos de plataforma o de acción y otros más bombásticos como los nuevos Jrpg y los Sandbox. Pero el género Beat em Up seguía relegado a la pasada generación y no era atractivo para los nuevos jugadores quienes pasaron de pixeles a polígonos y pedían una experiencia más frenética. 

Para esa época, la gente de Capcom específicamente el señor Shinji Mikami ya venía pensando en un nuevo enfoque para la saga Resident Evil el cual estaría ambientado en mundo paranormal donde el protagonista se enfrentaría contra demonios y fantasmas, y aunque el proyecto de Resident Evil se decantó más por la acción, los bocetos e ideas que se tenían sobre este no fueron desechadas; así que se replanteo toda la idea de nuevo dándole luz verde al proyecto Devil May Cry.

Caratula para la consola Play Station 2

El primer aspecto que cambio Devil May Cry con relación a los Beat em Up clásicos fue su ambientación, en esta oportunidad ya no estamos recorriendo calles atestadas de pandilleros, sino que nos trasladamos a un escenario gótico dándole una personalidad propia al juego, en segundo lugar, la historia toma total relevancia para el desarrollo del mismo y el tercer aspecto es que se define una personalidad para el personaje principal que raya en lo absurdo pero que funciona a la perfección.

Por otro lado, el uso de las armas se convirtió en algo relevante y hasta necesario, mientras en juegos como Double Dragon o Street of Rage estas eran un artículo más que acompañaban el combate, aquí la espada de Dante, Sparda y las pistolas de Dante, Ebony y Evory toman total protagonismo; además de poder hacer uso de una segunda arma complementaria lo cual permite realizar una serie de combos que son ranqueados dependiendo de su duración y del daño que causen.

DMC incluyo el uso de dos armas simultaneas para la ejecución de combos

Aunque DMC está catalogado más específicamente como un Hack and Slash, este redefine los conceptos básicos de los Beat em Up clásicos en el cual pasamos de escenarios en vista lateral donde se ejecutan acciones con dos botones, uno para saltar y otro para defendernos a una cámara en tercera persona pero que varía de ángulo dependiendo de los combates y  por otro lado, tenemos una serie de botones designados que permiten al jugador realizar diferentes tipos de movimientos, este tipo de cambios hizo que se pasara de un estilo "machaca botones" a un estilo de combate centrado en la estrategia; además se le dio paso a la exploración de este modo los escenarios y mapas dejaron de ser un simple decorado para convertirse en una pieza relevante que se amolda de manera congruente a cada paso. 

Capcom no descubrió la rueda con este género dado que ellos mismos aportaron al mismo con títulos tan emblemáticos como Final Figthg o Cadillacs and Dinosaurs, pero sí dieron una vuelta de tuerca al género y se convirtió en referente en cuanto a mecánicas de juego como por ejemplo el uso de un sistema de vida basado en la clásica barra de vida pero que ya no se regeneraba por medio de comida, ahora esta debe ampliarse por medio del uso de potenciadores los cuales aumentan el nivel de salud del personaje, así como también se implementa el uso de elementos RPG para incrementar el poder y la defensa del personaje, aunque estos elementos parecen ser prestados de títulos como Metroid, dado que comenzamos con los elementos básicos pero a medida que avanzamos encontramos diferentes objetos que aumentan nuestras capacidades. 

En DMC, el jugador puede hacer uso de potenciadores que aumentan las posibilidades del juego

Con la llegada de Devil May Cry se dio inicio a una nueva faceta de los juegos de lucha "yo contra el barrio", que incluyeron guiones y personajes más complejos; además de alcanzar cotas muy altas a nivel técnico y artístico, pero lo más importante es que fue la puerta de entrada para franquicias tan exitosas como God of War o permitir que se explorara el género para traer de regreso a personajes emblemáticos de los cómics que tuvieron su oportunidad en las pasadas generaciones de consolas y que se creían olvidados.


Alvaro Lengua - @HablemosinHype














   

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.