29 años de Batman de Tim Burton


El paso del hombre murciélago por la pantalla grande ha tenido sus altibajos; sobre todo teniendo en cuanta las dos últimas películas en la cuales no ha salido muy bien librado por parte de la "prensa especializada"; pero por parte de los fans siempre su aparición genera mucha expectativa y euforia. 

Pero antes que la batimania fuera pan de cada día gracias a la magnífica trilogía realizada por Christopher Nolan. En 1989 el héroe de ciudad Gótica difiere mucho de la visión que se tiene de él en los cómics pero que dejó muy satisfechos a los seguidores del encapotado. 

Es por eso que nos devolvemos a 1989, y la llegada de Batman a las salas de cine fue todo un acontecimiento, teniendo en cuenta que el Superman era el único personaje de DC que tenía en su haber cuatro cintas, siendo Superman IV la peor de todas y que se había estrenado dos años antes, lo que hizo que las directivas de Warner Bros se lo pensaran dos veces antes de hacer una cinta de Superhéroes de cómics nuevamente.

Pero de nuevo decidieron arriesgarse dejando todo en manos de Tim Burton, un director de renombre moderado que ya había realizado dos películas en las que se notaba su particular estilo, La gran aventura de Pee Wee y Beatlejuice, siendo esta la más recordada por el público. Hay que tener en cuenta que los únicos referentes de Batman en la pantalla grande hasta ese momento fue una película de 1966 y la serie de televisión de la década de los setenta.


La visión que tuvo Burton de Batman se aleja totalmente de lo visto en la serie protagonizada por Adam West, siendo este un filme que explora los límites que tiene Batman para impartir justicia en Ciudad Gótica, dejando ver un Batman que golpea con violencia, que sangra y que además es un personaje vengativo, que deja de lado las mallas para enfundarse en una armadura negra que lo hace aún más peligroso. Estos aspectos difieren de su alter ego, Bruce Wayne. Quien aquí es todo menos un don Juan o un empresario con carisma; por el contrario, es más bajo, con una complexión media y poco hábil con las palabras. Esta era la dualidad que quería Tim Burton cuando le dio el papel a Michael Keaton, que Bruce Wayne y Batman fueran dos personas diferentes. Es por eso por lo que los fans afirman que Michael Keaton es mejor Batman que Bruce Waynne, y tienen toda la razón. 

Por otro lado, tenemos al villano de la película y es quien se lleva todas las ovaciones. The Joker, interpretado magistralmente por Jack Nicholson. Hay que tener en cuenta que el verdadero protagonista de la película es el autodenominado payaso del crimen. Esta fue la oportunidad perfecta para Burton para dar vida a su visión del Joker, dándole un origen y una historia. esto lo podemos ver en los momentos cuando Bruce descubre el expediente criminal de Jack Naiper y todo el entramado en la planta de químicos, lugar donde nace el Joker. 

Aunque estos elementos son diferenciadores, Tim Burton le dio total libertad actoral y creativa a Nicholson, quien se toma su papel muy en "serio" con escenas llenas de humor negro; a veces, demasiado negro pero que se desarrollan de manera natural. Tanto así que se han tejido cientos de mitos sobre el proceso de creación que tuvo Nicholson para meterse en la piel del Joker como pasar largas noches en vela o tomar medicamentos para el sueño. 


Uno de los aspectos que hizo de Batman (así a secas) es la agresiva estrategia de marketing que realizo Warner Bros para publicitar su película. En Colombia la película se estrenó el 23 de noviembre de 1989 y unos días antes de su estreno, en los dos canales de televisión que existían en su momento solo se hablaba de una cosa, la nueva película de Batman; además se tenía un convenio con Pepsi donde se alentaba a comprar el álbum de cromos, coleccionar una serie de vasos de cristal con personajes de la película y cada dos por tres un trailer de 30 segundos en el que al final aparecía Batman y el logo de Pepsi, eso sin olvidar la banda sonora escrita por Prince exclusivamente para esta película, cambiada sabiamente después por las composiciones de Danny Elfman.


La película fue todo un éxito comercial, tanto así que se pensó inmediatamente en una secuela, pero lo que hizo Batman en 1989 no tiene precedentes, instantáneamente se convirtió en un símbolo de la cultura pop; además de ser un referente para todo lo que seria Batman en el futuro, como el Batimovil, que dejo de ser un mero vehículo para ser otro personaje dentro de la historia. 

Es por eso, que hoy 29 años después de su estreno, sigue siendo una película que envejece muy  bien; a pesar de los efectos cutres que tiene y algunas sobreactuaciones, es una película que se arriesga a ser más de lo que el público esperaba (sobre todo las directivas de Warner Bros), pero sin duda la triada Burton, Nicholson y Keaton supieron desde el primer momento que esto era más que ¡Kaboomm! ¡Zumm! y! ¡Santas monjas voladoras Batman!



No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.