Play Station Classic: la manera correcta de hacer las cosas mal



Cuando Sony incursiono en el mundo de los videojuegos con la mítica consola PlayStation en 1995, esto supuso un cambio en la manera de ver y entender los videojuegos. Hoy 23 años después, en un homenaje a los jugadores que dimos el paso generacional de los 16 bits a los 32 bits, el gigante japones lanza PlayStation Classic y lo hace de la peor manera.

Hace unos pocos años empezó en el mundo una fiebre por las consolas retro en versión mini, con la salida de varias consolas como la Sega MegaDrive Mini, La NeoGeo Mini y la Nes y Super Nes Mini. Siendo estas últimas la que más éxito comercial ha tenido. Y es que Nintendo entendió muy bien que si quería vender nostalgia tenía que hacerlo de una manera magistral y esto se logra entendiendo al público consumidor. 

A raíz de la salida de estas consolas retro mini, muchos empezamos a especular y hasta a imaginar como seria tener una consola mini que le hiciera honor a la emblemática primera PlayStation. Meses después Sony soltaría un anuncio de como seria la consola mini en el que deja entrever algunos aspectos  siendo este el primer error en una serie de errores.


Cuando Nintendo anuncio sus consolas minis, expuso cual sería el listado de juegos que traerían incorporados, para bien o para mal, pero fue una lista que personalmente se tomaron el tiempo de armarla. Tal vez, hizo falta algún juego o se remplazaría alguno por otro, pero nunca se discutió sobre el valor histórico y la calidad de los títulos de estas listas. Por su parte Sony, parece que echó mano de lo primero que tenía y las empujo a la fuerza, salvo los cinco primeros títulos anunciados que si fueron los que definieron a la consola.

Para nadie es un secreto que las consolas retro son emuladores con una carcasa bonita; además, hay quienes dicen que es lo mismo que una Raspberry disfrazada. Pueda que tengan razón, pero una de las características que tienen las consolas minis sobre todo las de Nintendo es que usan emuladores desarrollados por ellos mismos, es por eso que la experiencia de juego es igual o muy similar que al jugar con la consola original. Pero Sony no entendió el concepto de una consola mini. Hace poco se supo que la PlayStation Classic usa un emulador de código abierto llamado PCSX ReArmed el cual fue desarrollado en 2009 y que es una mejora del fallecido emulador PCSX. La excusa que dio Sony para esta chapuza es que es un homenaje a los desarrolladores de este tipo de software. Personalmente creo que lo que hicieron fue ir a lo fácil y rápido. Ya habían desarrollado un emulador oficial para sus consolas PSP y PS3 los cuales ejecutan de manera óptima y precisa los juegos clásicos ¿por qué no hacer uso de este recurso?



Por último, el tercer error de esta PlayStation Classic es que llegó tarde al mercado. Aunque esto suena raro siendo que es un producto retro y estos son atemporales. Si es cierto que se presenta tarde cuando el auge por este tipo de consolas está mermando poco a poco, y es que hay que ver la falta de mimo y cariño por el producto con una pantalla e inicio  insípida y carente de vida lo que hace entender que solo querían llenarse los bolsillos con un producto que apela a la nostalgia, pero ni siquiera hicieron el esfuerzo de seducir al público, fue algo como "les vamos a vender una porquería y ustedes la compraran solo porque dice PlayStation".

No me malinterpreten, me encanta la primera PlayStation, así como también la Super Nintendo, pero con la Super Nes Mini a sabiendas que Nintendo quería mi dinero, me supieron vender el concepto de nostalgia, con una campaña de marketing agresiva que a más de uno nos hizo regresar a 1990. Sony por su lado, solo lanzo un comercial austero en el que únicamente se mostraban las características técnicas de la consola y ya. 

Personalmente no la comprare y no porque sea un mal producto, puede que sea muy bueno y que se una pieza de colección que nos recuerda una parte de la historia de los videojuegos, pero no me supo llegar como dice el meme "justo en la infancia". 



No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.