RESEÑA: Resident Evil Remake


Con el lanzamiento de Resident Evil 2 Remake, Capcom puso nuevamente el listón muy alto en cuanto a calidad se refiere, abriendo la posibilidad a nuevos remakes de diferentes sagas que fueron un éxito en la década de los 90. Pero este nuevo remake no es el primero de la franquicia.

La primera incursión de Capcom en los juegos de terror se dio en 1989 con el lanzamiento de Sweet Home para la NES, juego considerado como el precursor del género survivar horror. El juego tiene una dinámica RPG y su historia está ambientada en una mansión embrujada ubicada en la mitad de un bosque, y de la que sus cinco personajes deben sobrevivir hasta el final para lograr escapar de ella. 
Con este argumento, Shinji Mikami, quien llevaba algunos años trabajando para Capcom en el desarrollo de juegos como Aladdin y Goof Troop, dio inicio a Resident Evil un juego inspirado en gran parte por el estilo cinematográfico de George Romero y la jugabilidad de Alone in the Dark.


Después de varios meses de desarrollo, el juego fue lanzado el 22 de marzo de 1996 para la consola PlayStation. Desde su lanzamiento el juego tuvo un éxito moderado, pero aun así logro captar la atención de los jugadores de la época gracias a un estilo de juego menos metódico y con más dosis de acción, pero lo realmente atractivo del juego es que su argumento se alejaba de fantasmas y seres sobrenaturales, dándole paso a una historia donde el villano de turno no era un ser demoníaco, sino una malvada corporación farmacéutica que trabajaba en el desarrollo de armas biológicas y donde los hechos de conspiración están presentes durante toda la aventura.


A pesar del éxito que Resident Evil supuso para Mikami, él no estaba del todo satisfecho con el resultado final, ya que las limitaciones técnicas de la consola de Sony no habían permitido exprimir todo el potencial del proyecto. Pero no fue hasta el año 2002 cuando Nintendo en una alianza con Capcom empezarían a trabajar en el Remake de Resident Evil para Game Cube, la nueva consola de Nintendo y que sería la primera de las consolas de nueva generación.

También te puede interesar nuestra reseña de Resident Evil Code: Veronica

Con la luz verde dada por parte de las directivas de Capcom, Shinji Mikami dio inicio al desarrollo del remake de su opera prima, ya que las capacidades técnicas de las consolas permitían realizar el juego que siempre había imaginado.


Con este remake se dejó atrás el diseño de personajes poligonales para darle paso a personajes y criaturas más realistas, así como la sensación de opresión y angustia se vieron potenciadas gracias al diseño de escenarios ricos en detalles, sombras y partículas. Por otra parte, el salto a esta nueva tecnología permito a todo el equipo desarrollador incluir nuevos escenarios, así como una ampliación de la historia y de los acontecimientos ocurridos en la mansión Spencer. Cuando el juego fue lanzado como exclusivo de la Game Cube, Capcom tenía estimado vender no más de un millón de copias, pero fue tal la aceptación del público que el juego vendió más de un millón y medio de copias solo en Japón.

Hablar de  este remake es hablar de toda una institución que marcó y definió el camino de los juegos de terror para las consolas de nueva generación, ofreciéndole al jugador una experiencia con una dificultad más elevada que su versión original, ya que aunque tiene una opción no explicita para variar la dificultad, el juego es exigente, con poca munición y enemigos mucho más duros, eso sin contar las incontables veces que debemos regresar sobre nuestros pasos para recorrer más de una vez los pasillos de la mansión para observar donde dejamos un objeto o donde debemos usarlo, lo que hace que el juego sea frustrante para algunos; por otra parte los Puzzles son clave para poder avanzar en el juego, los cuales van desde mover estatuas dentro de un salón o el ya clásico acertijo de la sala de cuadros, aunque estos no son más difíciles que en el original si nos obligaran a prestar atención a cada una de las salas donde estemos. 


Con todo esto, Resident Evil Remake fue la piedra angular de Capcom para traer de vuelta franquicias que se creían olvidadas o que para los tiempos actuales no serían atractivas para las nuevas generaciones de jugadores, y es que este juego no está hecho para todo el mundo, ya que el modo de juego es mucho más pausado que los juegos más actuales. Aquí literalmente cada bala cuenta; además es muy fácil morir durante la aventura lo que hace que se deba iniciar casi desde el principio, aspecto que lo hace mucho más desafiante. En definitiva, este Remake es la prueba viviente de cómo hacer un juego de calidad sin sacrificar la esencia del original y mejorando todos los aspectos tanto técnicos como artísticos, lo que hace que este juego sea considerado al día de hoy uno de los mejores remakes de la historia. 




1 comentario:

  1. De todos los Resident Evil que salieron, este esta entre mis favoritos, son de esos juegos que nunca me canso de jugar, no lo jugué en su momento para Game Cube, pero pude hacerme de una copia original, cuando relanzaron este mismo juego en la plataforma de Wii, que vendría siendo casi lo mismo... salvo con la variante que tiene un poco de mejor resolución/nitidez, la opción del control y que no se necesita una memory card de Game Cube, para guardar las partidas.

    Hasta la fecha, este juego sigue siendo considerado una obra maestra y un parte aguas en la franquicia, no por nada, es considerado uno de los mejores remakes de la historia, y el juego como tal, ha envejecido muy dignamente.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.