Cómo fue mi experiencia con la mitica Gameboy, la gran pequeña de Nintendo


Esta reseña estaba pensada más a manera de articulo pero me deje llevar por el gusanillo de la nostalgia, así que esta será una crónica de lo que significó la GameBoy como experiencia personal.

Recuerdo que cuando comencé con el hobbie de los videojuegos por allá en el lejano 1990, conseguirlos era una tarea casi titánica por no decir imposible y no porque fueran difíciles de conseguir sino porque eran extremadamente costosos, así que tuve conformarme con mi Family hasta casi mediados de 1992 hasta que esta se quemó.

Durante los siguientes años la industria de los videojuegos había avanzado mucho en el mundo, pero acá en Colombia la tecnología todavía llegaba tarde, así que mientras en Japón ya había salido la GameBoy Color en 1998, acá la gris de Nintendo había llegado a inicios de 1992, así que esta consola era todavia una novedad; además de ser endiabladamente cara. 


Como mis padres solo tenían dinero para un videojuego u/o consola una vez cada cierto tiempo así que pasaron varios años sin tener una. Pero por fortuna todos o la mayoría de los que estén leyendo esto, hemos tenido a ese amigo que sus padres si le podían comprar las consolas que quería y aquí no fue la excepción.

Cuando por fin mi amigo me invito a su casa para probar su GameBoy, el proceso de insertar las baterías, retirar el cartucho de su estuche y prender la consola era casi una tarea metódica que requería paciencia porque cualquier prisa podía hacer estropear la consola, tiempo después descubrimos que la consola soportaba todo tipo de golpes. En fin retomando, la consola de mi amigo venía con dos juegos: The Legend of Zelda: the Awakening of Link y Tetris. El primer juego que probé fue el Tetris por ser con el que estaba más familiarizado, así que solo fue encender la consola, escuchar el pitido mientras aparecía el logo de Nintendo y empezar a jugar, al rato probé el Zelda y esa si fue otra experiencia.


Nunca me he considerado un fan de la saga de Zelda, mi experiencia con estos juegos se limita a The Awakening of Link  y a Link to The Past, pero con el primero tengo una relación especial porque fue el primero que jugué hasta que lo termine, después probé otros títulos como Pokemon en sus variantes Blue y Red y algún que otro WarioLand

A raíz de esa experiencia con la GameBoy, comenzó mi fijación por las consolas portátiles y creo que fue así, porque después de probar la consola de mi amigo, las de sobremesa me seguían gustando pero el hecho de poder jugar en el lugar que se me antojara cambiaba la experiencia de juego por completo.

Al día de hoy, tengo una PSP con el emulador de GameBoy y sé que no es lo mismo que tener la consola original, pero lo que busco cada vez que juego al Link to The Past es evocar esa experiencia que tuve unos años atrás, y sé que no comprare una GameBoy porque no me interesa coleccionar y llenarme de consolas que no usare, pero el cariño que le guardo a esta gran pequeña de Nintendo se debe a que con ella tuve varios de los momentos más especiales de mi vida como jugador. 

Este fue mi pequeña crónica de como fue mi experiencia hace 30 años con la mítica GameBoy Nintendo. Si tienen algún recuerdo con ella comentenlo. 










No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.